Psicología para la vida

El blog de Erika Almanza

BLOG

amor
0 comentario(s)

Aprender a amar

El tema del amor es tan amplio y por lo regular cuando se habla de el lo primero en que lo relacionamos es con la pareja, hijos, amigos, familia, etc. Y como no hacerlo, si los seres humanos siempre pensamos en los demás; “que necesita, que le molesta, que quiere, como se siente.” Pero ¿que hay de nosotros?

En muchas ocasiones nos dejamos al ultimo, y para poder amar a alguien necesariamente debemos aprender a reconocer nuestro valor, aceptarnos y amarnos. Recordemos que no podemos dar algo que no tenemos.

Reconoce tu valía. El auto reconocimiento es algo a lo que no estamos muy acostumbrados, ya que en ocasiones lo confundimos con ser arrogante o presuntuosos. Pero el saber reconocer nuestras virtudes, aptitudes y talentos; facilitara el crecimiento de confianza en nosotros mismos.

Acepta lo que hay en ti. Cuando aprendemos a reconocernos es mas fácil aceptar nuestras áreas fuertes y débiles, por consecuencia trabajar en eso que necesitamos mejorar.

Amate. Amar no es algo sencillo, para amar necesitamos conocer y aceptar. La manera mas sencilla de aprender a amar siempre será con nosotros mismos, a través del auto conocimiento. Sabiendo cuales son nuestras virtudes y aceptando lo que no nos gusta y no podemos cambiar de nuestra persona.

El valor de tu persona no se determina por los comentarios de los demás, sino por lo que crees de ti mismo.

Facebooktwittergoogle_pluspinterestmail
familia
0 comentario(s)

Padres primerizos

Ser padres por primera vez en cualquier situación siempre causa una mezcla de emociones un tanto contradictorias. Entre la sorpresa de saber que nacerá un pequeñito que es parte de nuestro ser y las incertidumbres de que todo este bien con el  y que posiblemente no termines de creer que sea verdad lo que esta sucediendo.

Cuando los hijos llegan al hogar nos llena de alegría y felicidad, nos esmeramos por que todo este listo para recibirlo; adecuar la casa para que sea un lugar fuera de peligros, buscamos decoraciones para su habitación, cuna, nombres etc. Todo este proceso es tan lindo que solo podemos esperar con ansias la llegada del pequeño bebé.

Es normal que toda nuestra atención se vuelque en este gran acontecimiento, pero ¿hemos previsto el cambio que tendrá nuestra relación de pareja?. El mantener un equilibrio entre ser padres y ser pareja aun que van de la mano no son lo mismo, porque cada rol requiere de atención; las necesidades son diferentes y si es muy cierto que nadie nace sabiendo ser padre también es cierto que el saber combinar las dos cosas tampoco es tarea sencilla.

Si estas entrando en esta hermosa etapa, o tienes planes de ser padre. Estos tips podrían ser de ayuda.

  • Dedicar tiempo de calidad. Cuando tu bebé tome sus siestas aprovecha ese tiempo para compartir con tu pareja ya sea viendo una película, platicar de cómo les fue en su día o bien hacer una actividad que tenían antes del nacimiento de su pequeño.
  • Tomar un break. Después de pasar quizá más de un mes estando en casa acoplándose con los nuevos roles que conlleva ser papás, es bueno tomar unas cuantas horas para disfrutar en pareja fuera de casa. Organiza un fin de semana una escapada con tu esposo (a), investiga con alguien de tu entera confianza si puede hacerse cargo de tu bebé unas cuantas horas.
  • Compartir actividades. La gran mayoría de las veces creemos que los cuidados de los bebés son exclusivos de las mamás y no es así. Las actividades compartidas con tu pareja siempre refuerzan la relación, y que mejor que compartir ahora los momentos junto con su pequeñito; como la hora del baño, el tiempo de juego y de comida.
Facebooktwittergoogle_pluspinterestmail
Woody Allen
0 comentario(s)

Replantear nuestras metas.

Cuantas veces hemos hecho una pausa en nuestro día para recapitular acerca de nuestra vida, y en esos momentos las preguntas surgen. ¿Que hice para llegar aquí? ¿Que he logrado en este tiempo? ¿Que he dejado de hacer? ¿estoy feliz con la persona que soy?. Y después de ese “momento” de introspección es inevitable que las emociones nos invadan, los pensamientos tanto negativos como positivos no se hacen esperar y lleguen para quedarse un buen rato.

Si eres de las personas que desde muy temprana edad se a puesto metas y conscientemente trabajas sobre ellas, probablemente en ese tiempo de introspección experimentes emociones de alegría y tus pensamientos sean de satisfacción. Pero si no es así, probablemente los pensamientos y emociones no sean las mas saludables para ti.

Y lo importante de hacer estas recopilaciones es darnos cuenta el rumbo que llevamos y si eso es lo que deseamos, ver de que manera podemos mejorar y plantear nuevas metas. Tal vez hay cosas que dejamos de lado en el camino y bien siempre es buen momento de retomarlas, nunca te des por vencido ya que el responsable de lo que pasa en nuestra vida somos nosotros mismos.

Para redirigir el rumbo siempre es bueno tener una guía o seguir unos pequeños pasos.

Plantea tus metas u objetivos. Toma en cuenta que eso que escribas deben ser cosas que realmente deseas lograr, que harás todo lo que este en tus manos para alcanzarlo ya que de esa manera será menos probable que te des por vencido.

Corto, mediano o largo plazo. Todo lo que planeamos necesariamente debería tener un tiempo estipulado para iniciar y concluirlo. Aunque siendo honestos, cuantas veces hemos dicho: ahora si voy a hacer la “dieta milagrosa” para bajar estos kilos de más; y simple mente el día de inicio nunca llego o no logre bajar “los kilos de más ” y la razón es por que no hay un compromiso real de cuando se quiere llevar a cabo ese objetivo.

Comienza con cosas pequeñas. Al momento de hacer cambios la mayoría de las veces deseamos ver resultados rápidos y notorios, con el fin de saber que vamos por el buen camino. Pero en realidad TODO toma su tiempo no te desesperes, si eres constante, en el momento menos pensado obtendrás los frutos. La clave esta en comenzar con las cosas mas sencillas, esas cosas que no requieren de espera y que tienes todo a la mano para realizarlos.

Evalúa los avances. Conforme pasa el tiempo hacer una revisión de lo que ya tienes hecho siempre es motivante y nos sirve para tener en cuenta el objetivo y no estancarnos.

Si bien el objetivo es obtener los resultados propuestos, si no logras obtener exactamente lo que planeaste no te castigues con pensamientos o emociones negativas. Ya que si analizas bien los resultados te darás cuenta que si obtuviste grandes avances en lo que querías, y te será mas fácil en otro momento terminarlo.

Facebooktwittergoogle_pluspinterestmail
Páginas:«12345